«LA TERAPIA»

» ¿Qué tal la experiencia en el voluntariado? preguntó el psicólogo-hipnólogo.

Muy bien, me llena mucho por dentro poder ayudar a la gente, mi relación con ellos es buena, ellos colaboran mucho y son muy agradecidos, no obstante tengo algunos problemas en determinadas circunstancias. Si se enfadan entre ellos me cuesta tener el control, en las meriendas me tiembla el pulso para manipular la vajilla y por ultimo me cuesta hacer los baños.

Todo esto tiene solución dijo el hipnólogo-psicólogo.

Te vas a imaginar que estás en una isla desierta viendo las olas ir y venir. Cuando las olas vienen te llenarás de tal fuerza que tendrás el control de la situación cuando se van, se va tu inseguridad para manejar las situaciones.

Así cada inspiración es una ola que viene y cada expiración es una ola que se va.

Ahora subimos a una montaña, a cada paso que subimos ganamos en confianza hasta llegar a la cima donde te sentirás la persona más segura del mundo, capaz de mover la vajilla sin ninguna dificultad.

Ahora nos encontramos en un jardín con muchas flores, que desprenden un olor maravilloso, te impregnarás de ese olor, cuando inspiramos nos llenamos de ese olor maravilloso, cuando expiramos los malos olores desaparecen al hacer los baños.

Así fue como esta una forma de ser a través de la metáfora de la isla, de la montaña y del jardín, disfruto de unas vivencias más enriquecedoras»

Autor: Juan Grande López

Delegación de Fabero de la Asociación de Alzheimer del Bierzo

Nota de Prensa