Para los buenos momentos, gratitud.
Para los malos, mucha esperanza.
Para cada día, una ilusión.